Mauricio Macri con la alianza Cambiemos llegó al gobierno de Argentina en diciembre del 2015. A un año de gobierno tras una cruenta devaluación y una elevación de la deuda externa pública, que duplica la existente, más una escalada de precios en torno al 40% anual, la situación social ha derivado en un profundo ajuste, que elevó la pobreza, el desempleo y redujo los salarios e ingresos populares, tales como jubilaciones o planes sociales.

El ajuste y la regresiva reestructuración se plasmaron en el presupuesto público aprobado para 2017. Este rumbo implicó un fuerte apoyo a determinados actores y áreas vinculados al gran capital transnacional, en detrimento de otros sectores de menor envergadura y en contra de las/os trabajadoras/es. Se destaca entre los perjudicados el área de Ciencia y Tecnología, que sufrió un recorte presupuestario

en términos reales. El modelo de país que pretende Cambiemos no requiere agregar valor de ninguna forma. Por eso la ciencia y técnica, la innovación y la educación pública se vuelven prescindibles y se consolida el modelo de la dependencia del orden capitalista.

Como consecuencia de esto, 500 trabajadores/as fueron rechazados por el Directorio de CONICET (el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas, el principal organismo de investigación del país) para ingresar a la carrera de investigadores científicos, a pesar de haber sido recomendados por las comisiones evaluadoras tras haber pasado sus exigentes y múltiples filtros académicos. La gran mayoría de estos científicos trabajaba desde hacía al menos 7 años en el propio CONICET, bajo la forma de contratación precaria que implica una beca. Ahora, esa misma relación laboral precarizada permitía al Gobierno despedirlos sin causa justa, pese a haber cumplido con todas sus tareas y objetivos (como el propio CONICET señala).

La lucha contra este ajuste fue ejemplar y con creciente adhesión social: desde el lunes 19 hasta el sábado 23 estuvo tomada (en forma pacífica) la sede central del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación en Buenos Aires, así como muchas otras sedes de este ministerio y del CONICET ubicadas en el interior del país (La Plata, Córdoba, Mar del Plata, Mendoza, Tucumán, Salta, Rosario, Santa Fe). Este sábado 24/12 y en la sede Buenos Aires se suscribió un acta compromiso para ingresar a todos los investigadores y resolver su relocalización durante el 2017, con destino en ámbitos del sistema de ciencia y técnica, las Universidades o las empresas. No todas las regionales acordaron el acuerdo de carácter nacional, por lo que el conflicto continúa y se desarrollará durante todo el próximo año. Por ello es que está planteada la continuidad de la lucha contra el ajuste y el vaciamiento del CONICET y de las políticas científicas en general.

Desde SEPLA repudiamos el ajuste social del gobierno de Cambiemos. El recorte en estas áreas, fundamentales para el desarrollo del pensamiento crítico en nuestros territorios, es un despropósito; y es revelador de sus prioridades políticas el hecho de que realicen estos ajustes mientras transfieren ingentes fortunas a sectores especulativos dominados principalmente por el capital extranjero.

Desde la SEPLA demandamos el mantenimiento e incremento del Presupuesto para Ciencia y Tecnología y de las líneas de investigación que coadyuven a un proceso contra la dependencia científica y tecnológica.

Desde la SEPLA nos solidarizamos con el sostenimiento de los puestos de trabajo y la definición explícita de una política pública para el área a largo plazo contra la dependencia.

Esta lucha es parte de todas las luchas que en el resto de Nuestramérica, se están llevando a cabo defensa de la educación y la ciencia pública, y por ello la hacemos propia de la SEPLA.

Nuestra América, 26 de diciembre del 2016

2016-12-26 – Comunicado SEPLA solidaridad con científicos argentinos

https://i0.wp.com/sepla21.org/wp-content/uploads/2016/12/ocupación-conicet.jpg?fit=960%2C380https://i0.wp.com/sepla21.org/wp-content/uploads/2016/12/ocupación-conicet.jpg?fit=150%2C59SEPLAdeclaracionesLatinoamericaMauricio Macri con la alianza Cambiemos llegó al gobierno de Argentina en diciembre del 2015. A un año de gobierno tras una cruenta devaluación y una elevación de la deuda externa pública, que duplica la existente, más una escalada de precios en torno al 40% anual, la situación social...Sociedade de Economia Política Latinoamericana