SEPLA – COMUNICADO 8M

QUE VIVA LA LUCHA DE LAS MUJERES!!!

En este 8 de Marzo, la Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico (SEPLA) viene sumarse a la lucha de todas las mujeres por el fin de la división sexual del trabajo basada en la explotación del trabajo femenino y por el fin de la violencia contra nuestros cuerpos y nuestras vidas.

El capitalismo es racista y patriarcal. Las inmensas cantidades de trabajo necesarias cotidianamente a la reproducción de nuestras vidas pero no mercantilizadas son esenciales a la reproducción capitalista y son realizadas alrededor del orbe mayoritariamente por mujeres.

Somos las mujeres las responsables por cocinar, cuidar lxs niños y ancianxs, arreglar la casa. En Nuestra América, las mujeres destinamos al trabajo no remunerado un promedio de 37 horas semanales, mientras que los varones sólo 13 horas (CEPAL, Observatorio de igualdad de género). De no ser mercantilizado, este trabajo no entra a la formación del valor de la fuerza de trabajo en general, aunque sea esencial para reproducirla. La explotación del trabajo doméstico femenino es esencial a la reproducción capitalista. A la vez, de no ser siempre mercantilizado, el cuidado y el femenino crean prácticas solidarias y comunitarias que pueden servir como germen para nuevas construcciones societarias en la lucha anticapitalista.

Por otro lado, la solución no está en el mercado, pues aunque se mercantilicen los trabajos de cuidados, éstos seguirán recayendo principalmente sobre las mujeres. Es necesario un cambio profundo de paradigma para disminuir las desigualdades de género desde su origen.

Al vender nuestra propia fuerza de trabajo, seguimos mayormente restrictas a las esferas del cuidado y de la reproducción de la fuerza de trabajo, lo que profundiza la destinación de las mujeres a los espacios privados y su menoscabo en la esfera pública. Los principales sectores en donde se inserta la mujer en América Latina son: servicios en casas particulares, salud y educación. Es decir, se mantiene en el mercado de trabajo remunerado el estereotipo de género que manda a la mujer a cuidar. Las mujeres de América Latina paramos hoy, no sólo porque además de estos trabajos nos encargamos en nuestros hogares de las tareas de cuidados, sino también porque éstos son sectores muy mal pagos, con lo cual la discriminación de género se da también por el sesgo que tienen cada uno de los sectores: los sectores de cuidados mal pagos muy feminizados, y el resto de los sectores mejores pagos muy masculinizados.

La determinación social de un valor más bajo para las mujeres y el hecho de que seamos la mayoría del ejército industrial de reserva (sumando las desocupadas y las amas de casa) hace también con que tengamos menores salarios que los hombres, incluso cuando realicemos las mismas tareas.

La situación es aún peor para las mujeres no-blancas, que se encuentran en el eslabón más bajo de la división social del trabajo. Latinoamérica hoy es fruto del colonialismo y del estupro sistemático de las mujeres originarias y negras. El liberalismo burgués no puede jamás considerar efectivamente iguales a lxs seres humanxs.

La explotación de las mujeres en la división social del trabajo es a la vez la base para la apropiación patriarcal sobre nuestros cuerpos, también necesaria a la reproducción capitalista y de ella indisociable en el momento presente. Según la CEPAL, 2.795 mujeres fueron asesinadas por ser mujeres en Nuestra América el 2017. Es la región donde ser mujer es más peligroso fuera de una zona de guerra abierta. Según la ONU Mujeres, el 69% de las mujeres de 15 países de la región que manifestaron ya haber sufrido violencia lo fueron por parte de sus parejas. El 47% han sido víctimas de al menos un ataque sexual durante el transcurso de su vida. La situación es peor mientras menor sea el nivel de renta.

Demarcar un día para el reconocimiento internacional de las luchas de las mujeres es una propuesta de la Internacional Socialista, hecha desde el interior de la lucha anticapitalista. El 8 de Marzo fue la fecha de la histórica huelga de mujeres que precipitó en el Imperio Ruso el inicio de la Revolución de Febrero.

Hoy día, las mujeres luchamos en todos los espacios de la vida. Luchamos a diario para nutrir y hacer sobrevivir a la humanidad, en momentos de ofensiva burguesa contra la clase trabajadora y profundización capitalista-neoliberal. El rasgo neoconservador necesario a la reconfiguración capitalista profundiza la división sexual del trabajo y la división racial del trabajo.

En este 8 de Marzo, la SEPLA se suma a las protestas organizadas por mujeres en todas las regiones de Nuestra América, a la lucha por la legalización del aborto y a la huelga internacional de mujeres. La lucha feminista debe ser anticapitalista. Mujeres y hombres debemos reconocer que la lucha anticapitalista que a diario construimos debe ser antirracista y antipatriarcal, o no será.

Que viva la lucha de las mujeres!

Nuestra América, 8 de Marzo de 2019.

Junta Directiva de la SEPLA

https://i1.wp.com/sepla21.org/wp-content/uploads/2019/03/30461721742_55156eaf81_k.jpg?fit=1024%2C683&ssl=1https://i1.wp.com/sepla21.org/wp-content/uploads/2019/03/30461721742_55156eaf81_k.jpg?fit=150%2C100&ssl=1SEPLAcampañasdeclaraciones8m,comunicadosSEPLA - COMUNICADO 8M QUE VIVA LA LUCHA DE LAS MUJERES!!! En este 8 de Marzo, la Sociedad Latinoamericana de Economía Política y Pensamiento Crítico (SEPLA) viene sumarse a la lucha de todas las mujeres por el fin de la división sexual del trabajo basada en la explotación del trabajo femenino...Sociedade de Economia Política Latinoamericana